El último fin de semana pude escapar de un número cada vez más pletórico de deberes para asistir a una de las últimas funciones de Piaf. Una tercera temporada en la ciudad de Lima, basada en el musical de Pam Gems sobre la vida de uno de los mayores monolitos de la música a nivel mundial.

La obra se monta entre la ficción biográfica, el prolífico repertorio de la cantante francesa, el manejo de videos para narrar hechos históricos y el permanente manejo musical con instrumentos que nos llevan a la Francia azotada por la II Guerra Mundial y que vibra con gritos de conmovedora libertad. En medio de ella, encontramos una vida que alterna entre la pobreza más sórdida y la elegancia insolente;  entre la gloria del talento desmesurado y la durísima lucha por acallar la necesidad de afecto a través de hombres, alcohol y drogas. Una extraña química a la que la protagonista responderá con fragilidad, fortaleza y una mezcla entre ambas.

https://www.youtube.com/watch?v=INjjm2fqhpk

En el momento en el que Piaf inicia, continúa y se despide de la vida, la acompañará su amiga Toine. Una persona que, a diferencia de la cantante de la La Vie En Rose, irá saliendo de su situación marginal a través del matrimonio, la crianza de los hijos y la estabilidad emocional. Al realizar el balance entre ambas, con una Edith abandonada por su padre, huérfana de su patrocinador por un brutal descuido y sumida en la ansiedad por lograr su máximo en cada momento, observamos los dos caminos con recíprocos destellos de pequeñas y grandes luces que nos ayudan a soportar la oscuridad de quien acabó entregando cada segundo de su existencia. Por ello el agradecimiento y las lágrimas al confrontar todas estas crisis. Genial aporte de la interpretación musical por parte de Patricia Barreto y los músicos que, con diligencia e impecabilidad, nos recuerdan y hacen sentir que, aun con todo este dolor, asistimos a un permanente canto a la vida.

Los invitamos ciegamente asistir a las últimas funciones de Piaf o estar atentos a las próximas ediciones de esta genial obra. Y así como dijo el pequeño gorrión, lloraremos aunque no podamos entender sus palabras.

 

Anuncios