Queridos lectores:

Les ofrezco el segundo adelanto de mi novela Los exiliados, la cual corresponde a la segunda entrega de la serie Fines y reinicios de la Tierra (pueden conocer la primera en el presente enlace). Espero que sea de vuestro agrado.

Encuentros

I

Nombre: César N.N.

Edad: aparente: 35 años

Edad real: 55 años

Cargos: Ex Agente de Élite del Gobierno Central, Ex Cónsul Primigenio de Tecnología, Ex Cónsul Primigenio de Desarrollo Social

Principales atributos: elevada capacidad de aprendizaje, lectura sinestésica de emociones, diplomacia, entrenamiento en el uso de armas tecnológicas, lesiones severas en el hombro izquierdo

Tipo de sangre: indefinida

Personalidad: indefinida

Actividades recientes: desconocidas

Paradero reciente: autopista de la zona rural de Nuevo Reino.

Órdenes: sometimiento, detención y presentación del sujeto ante el Consejo Administrativo

Dificultad de la misión: B

Prerrogativas: actuar con extrema precaución. Se permite el uso de armas de contusión y la violencia en grado tres.

  • Bien, Yuvy. ¿Qué te parece la joya que nos tocó el día de hoy.
  • Incoherente, Marty. Los datos no revelan ningún delito que devele el motivo de su captura. Por otra parte, la modalidad de acción recomendada no se condice con las características del individuo.  

El hombre mira hacia la androide con sorna. Compartir el vehículo le motivó la ilusión de que podría hablar con complicidad sobre el extravagante funcionario que les tocó capturar. Después de todo, un intelectual moribundo y sin dones ofensivos no debería ser problema para ambos.

  • Yuvy, ¿cuándo aprenderás a  pensar como los seres humanos?
  • Eso no está en los planes de mis fabricantes, Marty. El plan es que obedezca tus órdenes en un campo de acción. Por eso llevas ese transmisor en la muñeca.

La ilusión de Marty se reanima. Yuvy tiene casi toda la apariencia de un ser humano, excepto por la falta de parpadeo en sus ojos. ¿Habrá algo de intencionalidad detrás de esa burda máscara?

  • Marty, tus neurotransmisores dicen que estás dudando. ¿Deseas abortar la misión?
  • No Yuvy. Me preguntaba si alguna vez has querido ser libre.
  • Marty, yo no quiero cosas. Solo hago inferencias y establezco juicios basados en la programación y el registro de situaciones. Por supuesto, también estoy leyendo los valores químicos de las personas y actúo en función de situaciones que surjan dentro de una misión determinada.

Marty mira nuevamente hacia el horizonte. Parece que se acerca el mediodía y piensa en la semejanza de su trabajo y el de la androide. Su deducción respecto de la misión es la que él hubiese tenido años atrás. Pero a estas alturas tener una opinión no solo es inútil, sino también peligroso.