La Biblioteca de Babel cerró sus puertas a los roedores. La medida fue limpia y escrupulosa. Solo quedó uno que, dolido por la soledad, comenzó a leer los libros antes de comerlos.


 

Anuncios