Asociación Cultural Retratos Abiertos

Mekki Moursia poseía una aguda intuición para descubrir talentos y era constante y paciente a la hora de enseñar

Scroll down to content

Biografía de Mekki Moursia (Río Martín, 1934 – 1984)

Descendiente directo del místico murciano Sheikh Abu al-Abbas al-Mursi, que viajó y vivió en Túnez y en Egipto hasta su muerte. En Murcia nació y vivió su hijo El Makki, bisabuelo del pintor. El Makki es expulsado de su ciudad por intolerancia religiosa y se va a vivir al norte de Marruecos, concretamente a Tetuán, donde se recuerda su paso cuando nombramos al Barrio de Moursia, con su apellido. También vivió en El Jebha y en Taghassa, que es donde nacería Ahmed, el abuelo de Mekki Moursia, quien en su madurez se fue a vivir a Río Martín, Tetuán, donde nació su hijo Alami, el padre del pintor. Alami aún permanece en el corazón y en la memoria de muchos de sus vecinos de Río Martín, donde vivió hasta los 105 años con fama de santidad.

Mekki Moursia.jpg

Mekki Moursia nace también en Río Martín, en 1934. Muestra desde su infancia un vivo interés por las artes, en particular por la pintura y la escultura. Y desde su más temprana adolescencia empieza a modelar sus artísticas obras sobre la arena de las playas de su ciudad natal.

En 1950 comenzó su etapa de formación académica en la Escuela de Bellas Artes de Tetuán. Sus profesores fueron los españoles Mariano Bertuchi y Tomás Fernández Bataller. Su primera escultura la realizó a los dieciocho años. Era la espectacular figura ecuestre del rey Mohamed V. Esta estatua fue llevada a Rabat causando en su camino una gran expectación por la calidad y magnificencia de la escultura, así como por coincidir con el regreso del exilio de Mohamed V. Un año más tarde pintó un gran cuadro al óleo de Mohamed V, también montado a caballo. Este colosal retrato ha estado expuesto en el Ayuntamiento de Casablanca durante varios lustros.

A los 21 años, Mekki Moursia, viaja hacia España para perfeccionar su técnica aprendiendo de otros maestros y artistas contemporáneos españoles. Entabló relaciones de amistad con muchos de ellos. También conoció academias y escuelas de Bellas Artes de Madrid, Bilbao, San Sebastián, así como la mayoría de las de Andalucía.

Durante su periplo de cinco años, organiza exposiciones, actividades artísticas y culturales dirigidas principalmente hacia el patrimonio artístico de Marruecos.

En 1965 se trasladó a Rabat, tenía 26 años, exactamente se afincó en la antigua medina de Bab El Had. En un espacio cedido por entonces Ministerio del Interior. En este edificio vive y realiza una de sus grandes obras “Jefes de Estado” para un congreso que hubo en Casablanca. Este lugar fue durante muchos años, como una residencia de artistas, “La Meca” para la mayoría de los artistas marroquíes, jóvenes y no tan jóvenes, adonde iban a conocer, aprender e incluso vivir con el maestro, Mekki Moursia. Él estaba dotado de una gran capacidad para la docencia y aquellos artistas aprendían de su paciencia, conocimientos artísticos, toda su entusiasta ayuda, además de la orientación necesaria para sus carreras artísticas. Todo gracias al legendario artista martineño.

Con treinta años, en 1963, cofundó la Asociación Nacional de Bellas Artes de Rabat y, fue elegido su primer Secretario General. Una tarde de 1970, en casa de su amigo el cineasta, Bachir Skirej, conoció a Bachira Lamrani, la mujer que sería su esposa y madre de sus tres hijos, Arabia, Abdelhie y Badia, nacidos desde 1971 a 1975.

Su principal objetivo fue siempre el de mejorar el nivel artístico, cultural y social de los artistas marroquíes. Todos los que lo trataron, como amigos o como discípulos, recuerdan su entrega al trabajo y su gran creatividad. Visitaba con gusto y sencillez las exposiciones de jóvenes promesas.

Mekki Moursia poseía una aguda intuición para descubrir talentos y era constante y paciente a la hora de enseñar. Muchos son los artistas marroquíes que reconocen agradecidos que ellos han llegado a ser lo que hoy son por Mekki Moursia.

Entre las muchas actividades organizadas por él, se encuentra la primera exposición individual del pintor y artista plástico Omar Bouragba, en la Galería de la Mamounia, en Rabat. Otras interesantes exposiciones que organiza son, por ejemplo, la de Mohamed Timoud, la de Housseine Maouhoub, o la del gran artista Mohamed Hamri entre América y Marruecos.

Las obras pictóricas y escultóricas de Mekki Moursia se encuentran esparcidas por el mundo, España, Francia, Estados Unidos, Irak…, etc., como cualquier artista soñaría. Se hallan en colecciones privadas, en colecciones de centros públicos y en las administraciones de Marruecos. También en el Palacio Real y del Shikh Zayed bin Sultán Al Nahayan el primer presidente de los Emiratos Árabes Unidos.

Nuestro gran artista nos dejó demasiado pronto, cuando tenía cincuenta años, por una mal curada neumonía. Falleció en su casa de Río Martín, produciendo su pérdida una gran conmoción familiar, Alami, su padre, falleció a los veinte días. Una inmensa oquedad desgarradora en su esposa, hijos y amigos. Una incomprensible e injusta negrura y distancia en sus hermanos, Mohamed y Aliya. Desde entonces hasta la actualidad nadie ha llenado su vacío en el panorama artístico de Marruecos, por su excelente labor como creador y mítico maestro de las Artes.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: