Asociación Cultural Retratos Abiertos

La sonrisa del gato de Cheshire, por Sergio Schvarz

Scroll down to content

El reino de los cielos se instalará en la tierra
y todos sonreiremos
bobaliconamente
y será esa sonrisa perpetua
petrificada como un mural
inmóvil por los tiempos de los tiempos
una sonrisa Colgate
de treinta y tres masticadas diarias
por cada alimento
una sonrisa brillante y pulida
que refracte el sol e incendie las naves
y no importa que ya no haya comida
ni que mueran millones en África
o en cualquier otra parte del mundo
porque la sonrisa
suspendida como la del gato de Cheshire
seguirá brillando eterna
magnífica e inconmovible.

El reino de los cielos será la mejor cosa que haya habido
nos sentiremos ingrávidos y etéreos
satisfechos y ronroneantes
los días serán luminosos y templados
las noches apacibles y estrelladas.
Nos daremos las manos y danzaremos en círculos
y sobre todo
tendremos todo el tiempo del mundo para hacer lo que queramos
porque no hay límite en el reino de los cielos.
¡Oh, utopía excelsa para dormir entre laureles!

No importa que el sistema siga fabricando injusticias
olvidos y pestes
radiación activa o al derretir de los hielos
ya pronto no habrá más que cielo
sobre y debajo de nosotros.

Mas el mundo y el universo seguirán su curso:
no somos más que un accidente inexorable
del destino.

El reino de los cielos se instalará en la tierra
y todos sonreiremos
brutalmente
será la sonrisa una mueca distorsionada
el ángulo preciso de la duda y de la ironía
el rictus congelado del cinismo reconcentrado
la sonrisa falsa y ligera
lisonjera y condescendiente
helada y fatal.

Mas el mundo y el universo seguirán su curso
no somos más que un accidente
del destino
que nos hizo estremecer.

No importa los niños descalzos los niños hambrientos
no importan los soles de uranio enriquecido
ni los cada vez más delgados casquetes polares
sólo habrá espacio sideral
universo
entre tu verso y el mío.

El reino de los cielos será el premio del sacrificio
la dicha inmortal de nuestros queridos ausentes
el rincón perfecto de los sueños muertos
o profundamente heridos
la precisa ilusión de los sentidos tuertos
el cheque en blanco para nuestro dentista de cabecera
para que la sonrisa
suspendida como la del gato de Cheshire
siga brillando eterna
magnífica e inconmovible
por el resto de los tiempos.


 

Anuncios

One Reply to “La sonrisa del gato de Cheshire, por Sergio Schvarz”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: